SILENCIO DE BLANCA, José Carlos Somoza

“Deslicé entonces mi mano derecha por su pecho: el gabán parecía su propio cuerpo, y me reveló lo que ya sospechaba. Comprendí que, en efecto, se hallaba desnuda. Al tacto comprobé varias veces lo ceñida que se encontraba la falda en la cintura: estaba seguro de que no había ropa interior. Por un instante me sorprendí de que la gente que paseaba ociosa frente a nosotros no lo descubriera también”.

“[..] sus gemidos, muy leves, tras cada azote, que incitan a la crueldad; mi fuerza, que al sentirse libre sobre un cuerpo suave se encrespa; y el intenso ardor de mi mano y las redondeces hirvientes de sus nalgas, donde la sangre pinta mis dedos con creciente intensidad [..].

DESCARGA AQUÍ

SILENCIO DE BLANCA, José Carlos Somoza (2002) Madrid: Punto de Lectura

SYNOPSIS: “Silencio de Blanca” es la historia de Héctor, un maduro y solitario profesor de piano. Héctor es, además, un maestro de la transfiguración erótica que le lleva a recrear criaturas que, en ocasiones, forman parte de la realidad, como su aplicada alumna Elisa, quien va cediendo a sus perversas insinuaciones. Sin embargo, es una misteriosa joven, Blanca, con la que irá inventando y poniendo en escena todas las ceremonias que el deseo les ordena celebrar.

 “Silencio de Blanca” es una novela precisa y turbadora que confirma que el arte es deseo y artificio, y el erotismo es un arte.

PERSONAJES: Los personajes de “Silencio de Blanca” son varios: Héctor, el protagonista, nos va presentando a las distintas relaciones que forman parte de su vida: Blanca, Lázaro, Verónica y Elisa.

Héctor, el protagonista, es un pianista de poco éxito y profesor de piano amante del arte. Tiene una vida muy simple, lo reconoce, da clases, practica cada noche una pieza que tocará en un concierto y realiza sus rituales sexuales con Blanca los sábados.

No puede decirse que sea un hombre superficial ya que es alguien reflexivo. Piensa profundamente en cada una de sus relaciones intentando entenderlas, saber porque son como son y cuál es su responsabilidad en ellas.

Blanca, la amante – Una amante un poco particular: su relación es puramente sexual y sensual. “Blanca nunca me habla, y yo procuro imitarla [..] Algún día escribiré sobre ese silencio, profundizaré en él, y quizás llegue a concluir que es la clave del ritual, no sólo de su desarrollo sino de su interrupción.” “[..] Blanca y yo nos conocemos desde hace mucho tiempo, pero aunque eso nos permite en cierta medida inferir los secretos del otro, nuestro saber bordea en ambos una amplia zona de ignorancia: es un conocimiento de sábados nocturnos –y no de todos-, sin más implicaciones que nuestro propio placer.”

Cada semana (aunque no todas) Héctor encuentra un mensaje en su buzón con indicaciones para el ritual del siguiente sábado. Pero la relación de Héctor y Blanca comienza y termina en esos mensajes y el tiempo que pasan juntos en su ritual erótico.

Lázaro, el hermano – Lázaro es el medio-hermano de Héctor. Es bastante más joven, apenas un adolescente, mientras que Héctor está en la cuarentena. Todo lo que sabemos es que ambos viven en partes distintas de la misma casa y que llevan vidas independientes, salvo en lo económico ya que Lázaro depende de Héctor. Lázaro evita a Héctor siempre que puede y Héctor vive la relación con su hermano casi como una molestia que lo exaspera. Es verdad que Héctor reflexiona mucho acerca de su hermano y la relación que mantienen, no lo entiende, pero tampoco se involucra con él. “[..] Hace tiempo que me he acostumbrado al trámite de pasarle una pequeña cantidad de dinero para sus gastos diarios sin hacer más preguntas. Por lo mismo, apenas me interesa lo que hace o con quien lo hace [..] Mi tiempo, breve y ocupado como el de un moribundo, no me deja oportunidad para interesarme por su vida [..]”.

A pesar de la falta de interés, Lázaro es el motivo de Héctor para conocer a Verónica, la psicóloga. Cuando el hermano mayor descubre que el pequeño está consumiendo drogas, le propone el inicio de una terapia que Lázaro rechaza pero que permite que Héctor conozca a Verónica.

Verónica, la psicóloga – Héctor pide una cita con Verónica y le cuenta el problema de Lázaro, pero su hermano no es más que una excusa. Incluso Verónica le dirá más tarde que quien buscaba y pedía ayuda era él mismo, Héctor. La terapia dura sólo la primera sesión, y ellos comienzan a salir juntos y se convierten en amantes. Esta es la primera relación real que Héctor nos muestra, la primera en la que hay, por ambas partes, un intento de crear un vínculo.

Aunque no nos cuentan la historia de Verónica, a través de sus conversaciones llegamos a conocerla mucho más que a Lázaro o a Blanca.

Elisa, la alumna – Elisa es la alumna adolescente que aprende piano. Tampoco de ella sabemos apenas nada. Héctor sospecha que ella no tiene especial interés en el piano, sino más bien en el profesor. Poco a poco él va desvelando la doble identidad de Elisa a través de un ritual voyeurista. Él quiere observarla desnuda mientras ella toca el piano. “[..] La observé desde alguna distancia: salvo por la camiseta que pendía de su cintura, se hallaba casi desnuda; las bragas parecían haber desaparecido [..]”. Esta también es una relación basada en la mentira, en una doble identidad o doble propósito que intenta mantenerse oculto.

 

LA HISTORIA: La historia de “Silencio de Blanca” es la historia de una pareja que realiza, cada sábado, previa cita escrita dejada en el buzón de Héctor, un ritual erótico.

Esta pareja está formada por Héctor, a quien llegamos a conocer muy bien ya que es el narrador de la historia, y por Blanca. De Blanca sólo sabemos lo que intuimos por su participación en los distintos rituales.

Yo diría que, bien analizada, esta es una historia de personajes que no son lo que parecen. Debemos mirar más allá de la piel de cada uno de ellos para descubrir cuál es la verdadera identidad que ocultan.

Estas dobles identidades les permiten mantener con Héctor un vínculo, que de otra forma no sería posible.

Por otro lado, “Silencio de Blanca” es también la historia de un hombre totalmente incapaz de comprometerse con nada que no sea su propio placer. Las únicas relaciones importantes de su vida comparten con él el placer y nada más. Héctor no tiene nada para dar, quizás lo único verdaderamente suyo es la música, pero la utiliza como un medio para seducir y alcanzar ese placer.

Finalmente, “Silencio de Blanca” podría ser también la historia de un hombre, Héctor, que en un momento de su vida decide rebelarse ante alguien y mostrar todas sus miserias y sus incapacidades en un intento por avanzar, por crear por fin una relación real con alguien. Ese alguien es Verónica.

EL EROTISMO Y EL SEXO EN LA HISTORIA: El erotismo en “Silencio de Blanca” es imprescindible e inevitable a la vez. Es inevitable ya que cuenta la historia de un artista que desde el momento uno nos revela que su arte y su sexualidad están completamente fusionadas. Es un poeta del erotismo, y esto se ve en sus rituales y también en la prosa del escritor a medida que nos cuenta la historia.

El erotismo es también imprescindible ya que Héctor basa en él todas sus relaciones. La única manera de conocer a quienes le rodean y forman parte de su vida es a través de la sensualidad y la sexualidad. No hay otra forma de contar esta historia.

Sin embargo, debo agregar que el erotismo tiñe toda la novela de principio a fin ya que es el arma de la que se vale el escritor, mezclada con poesía, para revelarnos su particular ambiente.

EL ESTILO: Hablar de estilo en “Silencio de Blanca” es hablar de poesía, de una particular filosofía surgida directamente de las horas de reflexión del protagonista, y también de la estructura del libro.

Respecto a la estructura hay que tener en cuenta que la historia está dividida en capítulos, cada uno de los cuales se dedica a uno de los rituales sexuales. Esto nos indica que el tema central es erótico. Pero al mismo tiempo nos habla de un particular ambiente cargado de sensualidad.

En relación con la poesía yo diría que está fusionada con el erotismo para mantener al lector en una penumbra constante que permite al escritor ocultar y revelar lo que quiere cuando quiere. “Y me he desnudado por completo –del todo por fin, frente a ella- y me he entregado a este fantasma; he abrazado sus esquinas vacías y besado los cabellos falsos y los ojos invisibles de sus lentes. Mi deseo dio forma a su cuerpo: desde mi sexo percibí su propio vientre [..]”.

Finalmente, lo que yo llamo particular filosofía del escritor es el resultado de la divagación mental y la reflexión constante del protagonista. El hecho de que éste coincida con el narrador nos permite tener acceso a lo que su mente piensa. Esta no es una novela basada en hechos sino basada en la forma en que Héctor ve la vida y la vive. Constantemente él se esfuerza por comprender su propio lugar en el mundo a través del análisis de sus relaciones personales. “[..] hay un secreto, una conjura cuyo fin consiste en ocultar a los hombres la verdad. La belleza, la pura belleza, está cubierta por telones como una estatua antigua [..]. En la música se desvela por fin todo lo oculto, pero al final, con el retorno del lenguaje y la mentira, el brillo de esa verdad se esconde otra vez entre las nubes”.

CURIOSIDADES: “Silencio de Blanca” ganó en 1.996 el premio LA SONRISA VERTICAL de novela erótica. Este escritor contemporáneo ha ganado cantidad de premios por sus obras. Puedes leer más en su página personal: http://josecarlossomoza.com/

LO BUENO: Una novela erótica escrita con técnica y con poesía, el despliegue de una historia diferente con toques de misterio.

 

LO MALO: Lo malo no existe en esta historia.

 

Si te ha gustado este post, compártelo con tu red!! Y cuéntame tu que te ha parecido!!

Lo has leído? Cuál es tú valoración de este libro?
0 votos, promedio: 0,00 de 50 votos, promedio: 0,00 de 50 votos, promedio: 0,00 de 50 votos, promedio: 0,00 de 50 votos, promedio: 0,00 de 5 valoración: 0,00 sobre 5, (votos: 0)
Debes estar registrado para poder valorar.

-Puedes registrarte o si ya lo has hecho acceder como usuario -
Los datos facilitados no se utilizan para nada más que para verificar el registro
Cargando…

Volver al índice

0 comentarios en “SILENCIO DE BLANCA, José Carlos SomozaEnvía el tuyo →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *