PIDEME LO QUE QUIERAS, AHORA Y SIEMPRE, Megan Maxwell

“[..] subo el volumen y abro el grifo de la ducha. Cierro los ojos y comienzo a moverme sensualmente al compás de la música y, al final, me siento al borde de la bañera con el vibrador. Quiero fantasear. Lo necesito. Lo anhelo. Mantengo los ojos cerrados mientras la música suena y retumba en el baño. Me abro de piernas y dejo volar mi imaginación.”  

“[..]Estoy siendo saciada una y otra vez con vigor por el hombre que más deseo en el mundo, y me encanta. Sus fuertes manos me tienen cogida por la cintura, me manejan, y yo, dichosa del momento, me dejo manejar. Eric me oprime una y otra vez contra él [..].”

PIDEME LO QUE QUIERAS, AHORA Y SIEMPRE, Megan Maxwell (2013) Barcelona: Editorial Planeta

SYNOPSIS: “Pídeme lo que quieras, ahora y siempre” es la segunda parte de la trilogía que cuenta la historia de amor entre Eric, un rico empresario alemán y Judith, su secretaria española.

Después del inesperado final de la primera parte, todo parece volver a la normalidad, hasta que una llamada obliga a la pareja a interrumpir su reconciliación y trasladarse hasta Múnich.

Lejos de su entorno, en una ciudad que le resulta hostil y con la aparición del sobrino de Eric, la joven tendrá que decidir si debe darle una oportunidad o, por el contrario, comenzar un nuevo futuro sin él.

¡Por fin una obra erótica que muestra las prácticas sexuales no convencionales desde el placer y la fantasía! ¡Por fin un personaje femenino distintos, muy español, una mujer espontánea, ingeniosa y curiosa! ¡No te lo pierdas!

Si quieres saber más acerca de los personajes, la historia y el estilo, no dejes de leer “PIDEME LO QUE QUIERAS (Parte 1)”.

¿Quieres husmear en las escenas más eróticas de esta segunda parte?

“[..] subo el volumen y abro el grifo de la ducha. Cierro los ojos y comienzo a  moverme sensualmente al compás de la música y, al final, me siento al borde de la bañera con el vibrador. Quiero fantasear. Lo necesito. Lo anhelo. Mantengo los ojos cerrados mientras la música suena y retumba en el baño. Me abro de piernas y dejo volar mi imaginación. Imagino que Eric está detrás de mí y susurra en mi oreja que abra mis piernas para otros. Calor. Mis muslos se separan y, con mis dedos, abro mis labios vaginales mientras ofrezco y enseño lo que Eric, mi morboso y tentador dueño, me pide. Ardor. [..]El resultado es fantástico, instigador y fabuloso. Una explosión de placer toma mi cuerpo, y cuando voy a cerrar las piernas, la voz de Eric me pide que no lo haga. Le obedezco y jadeo. Pasión.”

“La música llega hasta nosotros, pero yo sólo puedo disfrutar de lo que siento en este instante. Estoy siendo saciada una y otra vez con vigor por el hombre que más deseo en el mundo, y me encanta. Sus fuertes manos me tienen cogida por la cintura, me manejan, y yo, dichosa del momento, me dejo manejar. Eric me oprime una y otra vez contra él mientras aprieta los dientes y oigo como el aire escapa a través de estos. Mi cuerpo se abre para recibirlo y jadeo, dispuesta a abrirme más y más para él. De pronto, me levanta entre sus brazos y me apoya contra la pared. ¡Oh, Dios, si!”

 “Mi voz. El tono exigente que utilizo en ese instante es lo que hace que Eric abra los ojos rápidamente y me mire. Mando yo. Él me ha pedido que tome la iniciativa y me siento poderosa. De pronto, varío el movimiento de mis caderas y, al dar un seco empujón hacia adelante, Eric jadea en alto y, gustoso, se contrae. Pone sus manos en mis caderas. La fiera interna de mi Eric está despertando. Pero yo se las agarro y, entrelazando mis manos con las suyas, susurro: No…, tú no te muevas. Déjame a mí. Está ansioso. Excitado. Caliente. Su mirada me habla y ya se lo que quiere. Lo que piensa. Lo que ansía.”

“Con un  pincel y chocolate líquido, comienzo a pintarle el cuerpo. La cámara grava, y Eric sonríe mientras yo rodeo sus pezones con chocolate. Luego, hago un camino que rodea sus abdominales, pasa por su ombligo y acaba en sus oblicuos. Mojo el pincel en más chocolate y ahora llego hasta su duro pene. Sonríe y se mueve. Lo pinto con delicadeza y noto su inquietud. Su impaciencia. Una vez que dejo el pincel llevo mi boca hasta sus pezones y los chupo. Paladeo el gusto a chocolate junto a su delicioso sabor. Me deleito. Sigo el sendero que he marcado. Bajo mi lengua por sus abdominales, y Eric hace ademán de tocarme.”

“Muerdo su boca con anhelo, y Eric responde al segundo. Con el rabillo del ojo veo que Björn nos mira. No me toca. No se acerca. Sólo nos mira mientras Eric, que ya ha tomado las riendas del momento, pasa sus manos por mi trasero, arrastrando mi vestido hacia arriba. Cuando separa sus labios de los míos, soy consciente de lo que he despertado en él y le susurro, extasiada, dispuesta a todo: Desnúdame. Juega conmigo. Entrégame. Su boca vuelve a tomar la mía y siento sus manos en la cremallera de mi vestido. La baja, y cuando ya ha llegado a su tope, me aprieta las nalgas. Calor. Björn no habla. No se mueve. Sólo nos observa.”

“Como una gata en celo y dispuesta a excitarlos de nuevo, me pongo de pie. Me quito la toalla, me toco los pechos y juego con ellos al compás de la música. Ellos me comen con la mirada. Tentadora, me revuelvo en la cama y me pongo a cuatro patas. Les enseño mi trasero, donde aún está la joya, y me contoneo al ritmo de la canción. Ambos me miran y veo sus erecciones duras y dispuestas para mí. Me bajo de la cama y, desnuda, los obligo a acercarse. Quiero bailar con los dos. Eric me mira mientras le agarro de la cintura y obligo a Björn a que me aferre por detrás.”

LO BUENO: Hablar de prácticas sexuales no convencionales sin relacionarlas con la decadencia de la sociedad y la auto-destrucción. Un punto para la autora por atreverse.

LO MALO: La falta de estilo, la búsqueda de lo efímero y los estereotipos. Todo esto se traduce en falta de originalidad.

Si te ha gustado este post, compártelo con tu red!! Y cuéntame tu opinión sobre este libro!!

Lo has leído? Cuál es tú valoración de este libro?
0 votos, promedio: 0,00 de 50 votos, promedio: 0,00 de 50 votos, promedio: 0,00 de 50 votos, promedio: 0,00 de 50 votos, promedio: 0,00 de 5 valoración: 0,00 sobre 5, (votos: 0)
Debes estar registrado para poder valorar.

-Puedes registrarte o si ya lo has hecho acceder como usuario -
Los datos facilitados no se utilizan para nada más que para verificar el registro
Cargando…

Volver al índice

0 comentarios en “PIDEME LO QUE QUIERAS, AHORA Y SIEMPRE, Megan MaxwellEnvía el tuyo →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *