LAS EDADES DE LULU, Almudena Grandes

edades de lulu1“[..] Pero el mero hecho de ver, de mirar lo que estaba sucediendo, aceleraba las exigencias de mi sexo, que me obligaba otra vez a cerrar los ojos, y entonces volvía a escuchar su voz, mírame [..]”  

“Son como animales, pensé, como animales, pequeñas y hermosas bestias sumidas hasta las cejas en el fango de un placer inmediato, absoluto, suficiente en sí mismo.”

LAS EDADES DE LULU, Almudena Grandes (1989) Barcelona: Círculo de Lectores

SYNOPSIS: “Las edades de Lulú” es una galería de prácticas sexuales poco habituales, contadas a través de la historia de Lulú. La autora nos cuenta la vida de Lulú, una niña precoz introducida en el sexo por un amigo de la familia, y que junto a él y a medida que crece va “probándolo todo” en una espiral que la acerca cada vez más a la pérdida de control y la auto-destrucción.

AMBIENTE Y ENTORNO: La descripción como recurso se utiliza en “Las edades de Lulú” para mostrarnos los bajos fondos de la noche madrileña. A la autora no le interesa especialmente describir los sitios, aunque si los cuerpos y el aspecto de los participantes en los distintos rituales orgiásticos. Utiliza estas imágenes para seducir y excitar. Incluso en algunos casos sirven para contrarrestar la oscuridad de la historia en general. “Conmovedores más que hermosos, y su piel bronceada, el vientre duro, el pelo muy corto[..]”

PERSONAJES: Como en muchas novelas denominadas de literatura erótica, los personajes de “Las edades de Lulú” principales son dos: Lulú y Pablo.

Lulú representa la transgresión a través de los sentimientos de miedo y culpa vencidos por la curiosidad – Lulú se nos revela desde adolescente como una niña dominada por la curiosidad y capaz de cruzar barreras sólo para probar, conocer, sentir el sexo.

Parece que crecer en una familia numerosa implica no recibir suficiente atención de sus padres por lo que Lulú, al igual que sus hermanos, van por la vida mintiendo para poder estar donde quieren cuando quieren. Y estos padres no parecen preocuparse ni sospechar nada. Son los hermanos los que se “cuidan” o se encargan unos de otros. Cuando Lulú inventa la excusa de quedarse en casa de su amiga, no se la cuenta a sus padres, sino a su hermana. Al mismo tiempo, copian entre hermanos conductas que no son muy apropiadas y que los hacen avanzar persiguiendo la propia curiosidad sexual.edades de lulu2

Lulú siente miedo y culpa ante cada posibilidad de transgredir en lo sexual. “Al principio me sentí fatal, me quedé completamente horrorizada de mi misma, me preguntaba qué clase de aspecto ofrecería para que Remi se hubiera atrevido a venirme con aquella proposición [..]”. “Tenía miedo, miedo de no ser capaz de reaccionar, de no saber detenerme a tiempo [..], amenazada por las sombras de un mundo sucio y ajeno [..] que ahora estrechaba un cerco cruel y obsesivo, en torno a mí”.

Sin embargo, deja atrás esos sentimientos y avanza, cruza, transgrede. “Debería haberlo hecho [..] pero no podía renunciar a ellos, no podía, porque nada se les parecía, ningún deseo era comparable al que me inspiraban [..]”. “A la hora de comer, estaba casi decidida a ir. La raya me tentaba, su proximidad ejercía una atracción casi irresistible sobre mí, la llamada del abismo, precipitarme en el vacío y caer, caer a lo largo de decenas, centenares, millares de metros, caer hasta estrellarme contra el fondo, y no tener que volver a pensar en toda la eternidad”.

Pablo representa al mentor protector – Pablo es mucho mayor que Lulú y siempre, desde el inicio hasta el final, la ve como una niña, sin conocimientos pero con curiosidad. Una niña que necesita que le muestren el mundo y a la vez que la protejan de él. Entonces se convierte en el guía de Lulú, pero al mismo tiempo es quien crea para ella este camino del deseo donde todo está relativamente controlado. Él lo planea todo para que ella se sienta suficientemente segura como para avanzar. Y luego, al final de cada gran paso, él es quien la contiene y la sostiene. Ella necesita la contención porque cada escalón recorrido le produce dolor.

“Pablo se ocupó entonces de mí, siempre lo hacía. Me metió en la cama, me tapó, me besó [..] me abrazó, me meció, me consoló, y me hizo compañía hasta que me quedé dormida. Pablo tenía muy clara la frontera entre la luz y las sombras [..] Con él era muy fácil atravesar la raya y regresar sana y salva al otro lado, caminar por la cuerda floja era fácil, mientras él estaba allí, sosteniéndome. Luego, lo único que tenía que hacer era cerrar los ojos. Él se encargaba de todo lo demás”.

LA HISTORIA: La historia detrás de “Las edades de Lulú” no es más que el recorrido temporal por su aprendizaje sexual. Lulú vive una vida sin contenido porque sólo tiene interés la parte sexual. Lo que intento decir es que los hechos importantes de su vida son pocos y apenas se cuentan sin siquiera la más mínima descripción.

De Lulú sabemos que ha nacido en una familia numerosa en la cual es una más de un montón de hermanos. Se ha enamorado siendo adolescente de Pablo, el amigo de su hermano Marcelo, se ha casado con él, han tenido una hija juntos y luego ella lo deja.

Pero estos son hechos contados al pasar como meros detalles que deberían ayudarnos a entender la verdadera historia, que es la galería de prácticas sexuales de Pablo y Lulú: sexo con travestis, orgías con gays y con su grupo de amigos, prácticas sado masoquistas, etc.

edades de lulu3EL EROTISMO Y EL SEXO EN LA HISTORIA: No el erotismo pero si el sexo es el tema central de “Las edades de Lulú”. ¿Por qué digo “no el erotismo”? Porque no considero que esta es una novela erótica sino más bien pornográfica. El motivo de esta clasificación es el nivel de detalle con que nos cuentan las escenas sexuales.

Por otro lado, creo importante resaltar que el sexo en “Las edades de Lulú” implica, como ya dije antes, prácticas no convencionales. Algunas de ellas son:

  • La relación placer-dolor. “Luego ya no pude hablar, el dolor me dejó muda, ciega, inmóvil, me paralizó por completo. Jamás en mi vida había experimentado un tormento semejante. Rompí a chillar, chillé como un animal moribundo en el matadero, dejando escapar alaridos agudos y profundos[..]”
  • El incesto. “[..] luego noté que debajo de mi el cuerpo del desconocido temblaba y se retorcía, sus labios gemían [..], no fui capaz de resistir la curiosidad [..], esperé un par de segundos y le miré a la cara. Mi hermano, sus rasgos aún distorsionados por las huellas del placer, me sonreía”.
  • La prostitución. “Yo le había comentado alguna vez que al principio me parecía más vergonzoso pagar que cobrar por acostarme con un hombre, él me lo recordó [..], si estás metida en esto, estás metida hasta el final, sácale algún provecho, tonta, que más te da, has hecho lo mismo un montón de veces, porque va a ser distinto ahora…”

Sin embargo, debo agregar que la autora de “Las edades de Lulú” nos muestra estas escenas como ejemplo del sendero por el que camina Lulú, cada vez más oscuro. Se va metiendo más profundamente en un mundillo peligroso y del que no parece haber regreso.

EL ESTILO: El estilo de Almudena Grandes es el de quien pone la mayor parte de su atención en los hechos y en los personajes. Con ella no hay historias en las que nada sucede ni personajes pobres o vacíos. Estos son sus dos terrenos y aquellos en los que profundiza. Y “Las edades de Lulú” lo confirma: unos personajes profundos en una historia que tiene un sentido y que nos cuenta algo.

CURIOSIDADES: Siempre se dice que a los artistas se los reconoce recién después de muertos, sin embargo, este no es el caso. Almudena Grandes ha ganado numerosos premios, varias de sus obras han sido llevadas al teatro y al cine y han sido traducidas a multitud de idiomas e incluso alguien ha escrito una tesis doctoral analizando sus novelas. Quizás es este último el mayor homenaje que un escritor puede recibir en vida.

lo-buenoLO BUENO: El hecho de leer a Almudena Grandes es bueno en sí mismo. Tanto sus historias como sus personajes nos dejan siempre con la sensación de haber tenido un contacto muy cercano con una obra artística. Engrandece las letras en castellano.

 

lo-maloLO MALO: La necesidad de asociar el erotismo con los bajos fondos de la noche madrileña me parece que es perdernos una parte importante y básica del concepto del sexo y de lo que este aporta a nuestras vidas. El ligar esta temática con drogas, incesto y prácticas sado-masoquistas creo que es desterrar el sexo erótico y apasionado al país de los excesos.

Si te ha gustado este post, compártelo con tu red!! Y cuéntame tu opinión sobre este libro!!

Lo has leído? Cuál es tú valoración de este libro?
0 votos, promedio: 0,00 de 50 votos, promedio: 0,00 de 50 votos, promedio: 0,00 de 50 votos, promedio: 0,00 de 50 votos, promedio: 0,00 de 5 valoración: 0,00 sobre 5, (votos: 0)
Debes estar registrado para poder valorar.

-Puedes registrarte o si ya lo has hecho acceder como usuario -
Los datos facilitados no se utilizan para nada más que para verificar el registro
Cargando…

Volver al índice

0 comentarios en “LAS EDADES DE LULU, Almudena GrandesEnvía el tuyo →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *