LA ALMENDRA, MEMORIAS ERÓTICAS DE UNA MUJER ÁRABE, Nedjma

“Me descalzó, me acarició los dedos y las plantas de los pies. Yo estaba petrificada. Su boca y su aliento me quemaron el cuello, corrieron a lo largo de mis piernas [..]”

 “La clave del placer femenino está por todas partes: los pezones se yerguen endurecidos de deseo, febriles e imperiosos. Necesitan saliva y caricias. Que los muerdan y que los mimen.”

LA ALMENDRA, MEMORIAS EROTICAS DE UNA MUJER ÁRABE, Nedjma (2005) Madrid: Maeva Ediciones

SYNOPSIS: Después de varios años de un infructuoso matrimonio con un hombre insensible, Badra, harta de las vejaciones de su esposo y de las continuas insinuaciones de sus cuñadas por no poder tener hijos, se escapa de su pueblo natal, Imchouk, en Marruecos, y llega a casa de su tía en Tánger.

Allí, en la gran ciudad, se encuentra con un mundo completamente diferente y comienza una nueva vida

“La almendra” cuenta la relación entre Badra y Driss, un apuesto médico burgués, a través de la cual ella descubre por fin los placeres carnales y experimenta el amor sensual.

Sin tabúes, “La almendra” rompe con el silencio de las mujeres árabes y habla por primera vez sobre su sexualidad, sus sueños eróticos y su vida íntima.

PERSONAJES: Aunque “La almendra” es, principalmente, la historia de amor entre Driss y Badra, la verdadera protagonista es ella. Driss no es más que un personaje secundario, al igual que tía Selma.

Badra, una moneda de dos caras – Inicialmente Badra se nos presenta como una joven inocente, obligada a casarse con un hombre mayor que nunca llega a darle placer. Badra escapa y llega a Tánger dónde caerá en las redes de Driss justamente debido a su inocencia pueblerina y su ignorancia.

Pero la historia nos irá mostrando que Badra no es tan inocente como creíamos:

  • Por un lado, irá descubriendo su cuerpo y su sensualidad de la mano de Driss. Irá avanzando en su conocimiento del sexo, con temor, con dolor, pero también con valentía.
  • Por otro lado, mediante los recuerdos de su niñez, iremos conociendo a una Badra niña que tenía sus primeras experiencias sexuales con otras niñas de su grupo.

Tía Selma, el buen camino – Tía Selma es una mujer separada y que ha logrado quedar en una buena posición económica. Dicha posición le permite tener ciertas libertades en una ciudad ya no tan atrasada como el pueblo. Sin embargo, tía Selma conserva ciertas ideas acerca de lo que las personas permitirán a Badra teniendo en cuenta que es joven y pobre y todo el tiempo le aconseja que vuelva a casarse. Sabe que por su edad y su posición económica, Badra no será nadie por si misma sino sólo a través del matrimonio.

Driss, el mal camino – Driss es un médico famoso en Tánger y acomodado económicamente, muy guapo y deseado por muchas mujeres, y amante del buen sexo que practica siempre que puede con quien sea, hombres, mujeres, lesbianas, etc.

Driss encarna la tentación al mismo tiempo que el amor. Encarna la tentación porque es quien guiará a Bradra en el camino del autoconocimiento sexual, siempre empujándola a avanzar y a explorar incluso cuando ella se resiste.

Pero también encarna el amor, un amor torturado, entre una mujer enamorada y un hombre que no es capaz de contenerse sexualmente y respetar su relación de pareja. Pero no deja de ser una relación de amor, romántica. Casi al final de esa relación él le reprocha “¿Por qué no me pides nunca que me case contigo? ¿Por qué nunca te has quedado embarazada de mí?”

LA HISTORIA: Como dije antes, “La almendra” es, principalmente, la historia de amor entre Badra y Driss.

Badra es una joven marroquí obligada a casarse siendo muy joven con Ahmed, un hombre mucho mayor y que la desea desde que ella era pequeña.

Ahmed la desflora en su noche de bodas como puede y de mala manera y esa será la tónica de su relación. No habrá placer para Badra ni sensualidad en esa relación y saldrá de ella sin tener ni la más mínima idea de lo que es el sexo.

Badra huye a Tánger. Huye de su matrimonio, huye de la familia de su marido que la acusa de estéril, y aún sin saberlo huye de una sociedad en la que nada importan los sentimientos o deseos femeninos. Badra tiene sueños de libertad y es acogida por tía Selma.

En Tánger conocerá a Driss de quien se enamorará perdidamente y se dejará llevar hasta el fondo del abismo por el camino del descubrimiento sexual.

 “La almendra” es también la historia de la opresión y la cosificación de la mujer en una sociedad muy atrasada. Estamos acostumbrados a relacionar la cosificación femenina con mujeres vistas como objetos sexuales posando con poca ropa en TV. Pero aquí vemos otra cara de la discriminación: la mujer como esposa que se compra, se usa y se posee como un bien.

“La almendra” nos muestra el machismo masculino y el machismo femenino para que recordemos que todos aportan su granito de arena a la falta de evolución de la sociedad marroquí.

EL EROTISMO Y EL SEXO EN LA HISTORIA: El sexo en “La almendra” está para mostrarnos por un lado el proceso de maduración de Badra y su propio descubrimiento como mujer. Por otro lado, nos muestra que la represión de los deseos sexuales no hace que estos desaparezcan sino que muchas veces los exacerban llevando a las personas por caminos que de otra forma nunca hubieran transitado.

La historia de amor entre Badra y Driss es un romance muy sexual más que sensual, quizás para mostrarnos el contraste con la represión de las mujeres.

EL ESTILO: Del estilo de “La almendra” yo destaco la narración de las costumbres y de las opiniones de la época y lugar en que transcurre la historia.

“[..] no siempre resulta alegra ser un hombre, ¿sabes?. No tienes derecho a llorar, ni siquiera cuando entierras a tu padre, a tu madre o a tu hijo. No debes decir <te quiero> ni que tienes miedo ni que has pillado unas purgaciones. Ante tal estado de cosas, no es de extrañar que nuestros hombres se conviertan en monstruos.”

“[..] El examen fue breve y doloroso, y conservé el eco de su quemazón como un abala recibida en plena frente. Únicamente me pregunté si se habría lavado las manos antes de violarme con absoluta impunidad [..] Tu hija está intacta. Ningún hombre la ha tocado.”

CURIOSIDADES: Para poder enfrentarse a los temas que plantea esta autobiografía, la autora se ha visto obligada a utilizar un seudónimo. Sólo se sabe que se trata de una mujer que ronda los cuarenta años y que vive en un país magrebí. El nombre de Nedjma es en realidad el de una legendaria amazona d la poesía argelina, convertido en símbolo de la liberación sexual para muchas mujeres magrebíes.

LO BUENO: El aprendizaje acerca de las costumbres que nos permite encontrar no sólo diferencias sino también similitudes entre hombres y mujeres de aquella sociedad y de la nuestra. No estamos tan lejos de aquello. También la riqueza y variedad de personajes me parece interesante.

LO MALO: Alguna colega en redes decía “el exceso de vocabulario vulgar le quita elegancia” y yo comparto esa opinión.

Si te ha gustado este post, compártelo con tu red!! Y cuéntame tu que te ha parecido!!

Lo has leído? Cuál es tú valoración de este libro?
0 votos, promedio: 0,00 de 50 votos, promedio: 0,00 de 50 votos, promedio: 0,00 de 50 votos, promedio: 0,00 de 50 votos, promedio: 0,00 de 5 valoración: 0,00 sobre 5, (votos: 0)
Debes estar registrado para poder valorar.

-Puedes registrarte o si ya lo has hecho acceder como usuario -
Los datos facilitados no se utilizan para nada más que para verificar el registro
Cargando…

Volver al índice

0 comentarios en “LA ALMENDRA, MEMORIAS ERÓTICAS DE UNA MUJER ÁRABE, NedjmaEnvía el tuyo →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *