ELOGIO DE LA MADRASTRA, Mario Vargas Llosa

elogio-madrastra-1“Mi mano izquierda siente, allí sobre su pecho, como su piel se ha ido tensando y calentando. Su sangre empieza a hervir. Este es el momento en que ella alcanza la plenitud o (para decirlo cultamente) aquello que los filósofos llaman absoluto y los alquimistas transubstancia”.

ELOGIO DE LA MADRASTRA, Mario Vargas Llosa (1988)

SYNOPSIS: “Elogio de la madrastra” es la historia de un niño pequeño que provoca a su madrastra hasta conseguir tener relaciones sexuales con ella y luego se lo cuenta a su padre, provocando la ruptura entre la pareja.

PERSONAJES: Esta no es una historia con riqueza en los personajes. Todos los personajes, que son pocos, son superficiales y bastante transparentes, tanto a los ojos del lector como a los del propio autor.

Doña Lucrecia – La madrastra – La inocencia – Doña Lucrecia es el personajeelogio-madrastra-2  central en torno al cual se desarrolla toda la historia. Es una mujer hermosa a la vez que exuberante y despierta el deseo de su entorno y también el propio. “[..] Había olvidado echarse encima la bata, iba desnuda bajo el ligero camisón de dormir de seda negra y sus formas blancas, ubérrimas, duras todavía, parecían flotar en la penumbra entrecortada por los reflejos de la calle”. Sin embargo, al mismo tiempo, es muy inocente. Si Fonchito es un niño con la astucia de un adulto, doña Lucrecia es una mujer con la inocencia de una niña. En su ingenuidad y de forma semi-inconsciente, se deja transportar por el niño desde el terreno del cariño al del sexo. “Después, sus manecitas la tomaron de las sienes [..] Cuando los delgados labios rozaron los suyos, apretó los dientes, confusa [..] ¿Comprendía Fonchito lo que estaba haciendo?”.

No es del todo insensata por lo que durante un tiempo, al ver que el niño se siente cada vez más envalentonado, ella intenta imponer entre ambos una cierta distancia. Pero al final, termina por creer que sólo satisfaciéndolo logrará mantener su relación con don Rigoberto.

Fonchito – El niño – La astucia – No hay sinónimo que pueda reemplazar aquí a la palabra astucia ya que Fonchito representa exactamente eso. Al final el desenlace nos revela que el niño se guio constantemente por un plan macabro cuyo objetivo era separar a doña Lucrecia de su padre. Y tanta premeditación y disciplina es siniestra en un niño. “¿Qué quiere decir orgasmo, papá? [..] ¿Dónde te encostraste con esa palabra, chiquitín? Se la escuché a mi madrastra. [..] Me dijo que había tenido un orgasmo riquísimo”

Don Rigoberto – El padre – El placer de la mano de los principios – Don Rigoberto encarna la capacidad de sentir placer en todo su espectro: placer cuando tiene sexo con su mujer, placer cuando el ministro los mira hacerlo, e incluso placer en sus abluciones diarias. “Don Rigoberto entró al cuarto de baño, corrió el pestillo y suspiró. Instantáneamente se apoderó de él una sensación placentera y gratificante, de alivio y expectación: en esta solitaria media hora sería feliz”. Sin embargo, al mismo tiempo que tiene una gran capacidad para el placer, es un hombre sensato y que tiene muy claros los límites. Por eso, desde que Fonchito comienza a hacerle preguntas relacionadas con el sexo, don Rigoberto se siente molesto. Hay algo que no encaja en un niño tan pequeño y esas preguntas. Y finalmente es él, don Rigoberto, quien protagoniza el desenlace de la historia echando de su casa a doña Lucrecia.

Justita – La muchacha  – La conciencia – Justita encarna a la compañera de placeres de doña Lucrecia, pero al mismo tiempo representa la conciencia. Es ella quien desde el inicio le cuenta a la señora que ha visto al niño espiarla mientras se baña. Y es ella quien le cuanta a los lectores, en el último capítulo, lo que ha sucedido entre doña Lucrecia y don Rigoberto. Y lo hace de una forma muy particular: a través de una conversación que mantiene con Fonchito en la que le echa en cara como ha seducido y engañado a su madrastra. Típico de la conciencia.

elogio-madrastra-3LA HISTORIA: Si no fuera por el desenlace, casi diría que en “Elogio de la madrastra” no hay una historia. Pero la verdad es que si la hay aunque es muy simple y muy básica. Lo dicho en la sinopsis es todo lo que hay: un niño pequeño que provoca a su madrastra hasta conseguir tener relaciones sexuales con ella y luego se lo cuenta a su padre, provocando la ruptura entre la pareja. Sólo puedo agregar que es una parábola aleccionadora acerca de la inocencia y la falta de madurez de las personas.

La historia es aquí algo totalmente secundario e incluso podríamos obviarla ya que no es necesaria, apenas es un aglutinante para los distintos capítulos. Esta historia se agregó como pegamento para las distintas “imágenes” que crean el ambiente que se quiere mostrar.

EL EROTISMO Y EL SEXO EN LA HISTORIA: Este apartado debería llamarse “el sexo es la historia”.

Yo creo que esta obra intenta mostrar un clima de sensualidad y disfrute del que nadie queda exento: ni el niño ni la criada ni el ministro. Y para lograr este objetivo el sexo es fundamental.

La pareja vive una relación basada en el disfrute del sexo: de un sexo algo salvaje y desenfrenado. La forma de contarlo roza la línea que separa lo elegante de lo procaz, creando un clima lúdico y concupiscente. “Su marido la había levantado el camisón y le acariciaba las nalgas, [..] mientras le besaba los pechos [..] Apresuradas, sus manos separaban las piernas de doña Lucrecia, con una suerte de exasperación. La acuclillaron sobre él, la acomodaron, la abrieron.”

EL ESTILO: Del estilo puedo decir que es único y personal. Aunque ya dije que la forma de contar las escenas de sexo roza la procacidad, esto crea un clima muy caribeño.

Algo más que destaco en el estilo del escritor: parece haber escrito cada capítulo en torno a un cuadro de un pintor. Como si cada capítulo fuera de alguna forma la explicación de la imagen que él ve o de lo que él imagina mirando cada obra. Esto, además de ser un recurso literario muy interesante, agrega riqueza, sorprende y aporta estilo y versatilidad a la obra del escritor.

CURIOSIDADES: Puedes ver una reseña muy interesante en Un espacio para Ana.

lo-buenoLO BUENO: El estilo tan particular y caribeño de la obra y el recurso de valerse de cuadros famosos para inspirarse.

 

lo-maloLO MALO: Creo que la historia que se vislumbra, casi como por detrás del telón, no era necesaria.

Si te ha gustado este post, compártelo con tu red!! Y cuéntame tu opinión sobre este libro!!

Lo has leído? Cuál es tú valoración de este libro?
1 voto, promedio: 3,00 de 51 voto, promedio: 3,00 de 51 voto, promedio: 3,00 de 51 voto, promedio: 3,00 de 51 voto, promedio: 3,00 de 5 valoración: 3,00 sobre 5, (votos: 1)
Debes estar registrado para poder valorar.

-Puedes registrarte o si ya lo has hecho acceder como usuario -
Los datos facilitados no se utilizan para nada más que para verificar el registro
Cargando…

Volver al índice

0 comentarios en “ELOGIO DE LA MADRASTRA, Mario Vargas LlosaEnvía el tuyo →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *