EL AMANTE, Marguerite Duras

el-amante1“Cierro los ojos a un placer tan intenso. Pienso: lo tiene por costumbre, eso es lo que hace en la vida, el amor, sólo eso. Las manos son expertas, maravillosas, perfectas. He tenido mucha suerte, es evidente, es como un oficio que tiene, sin saberlo tiene el saber exacto de lo que hay que hacer”

EL AMANTE, Marguerite Duras (1984, L’amant)

SYNOPSIS: “El amante” cuenta una historia de amor prohibido entre una adolescente blanca de 15 años y un joven empresario chino que le dobla la edad, ambientada en la Indochina en los años 30.

AMBIENTE Y ENTORNO: El entorno en el que se desenvuelve “El amante” no parece tener mayor importancia. Las impresiones que tengo son vagas ya que vienen dadas por los hechos y el estilo y por el conjunto total de la obra y sólo soy capaz de hablar de ellas luego de varias lecturas.

Las impresiones de las que hablo son las de un entorno hostil que permite unos personajes sufridos y una historia tortuosa aunque a primera vista pueda parecer superficial y fría. Se trata de una sociedad (o una parte de ella) corrompida y con valores poco integrados que permite una rebelión descarada oculta detrás de la pasividad de los personajes.

El ambiente de “El amante”es de calor extremo y agobiante, suciedad y sudor. La escritora sólo se prodiga en detalles cuando habla de cómo es el departamento en el que se encuentran los amantes y lo que sucede fuera de él, es decir en la calle. Parece como si la exaltación del sexo despertara los sentidos dormidos de estos personajes.

PERSONAJES: El primer dato interesante respecto a los personajes es que carecen de nombre. En casi cualquier edición que leamos de “El amante” se aclara que es una historia autobiográfica y que la protagonista es la misma autora. Sin embargo en ninguna parte de la historia se llama a los personajes por su nombre. Quizás inicialmente esperaba conseguir cierto anonimato o imponer una cierta distancia hacia los personajes. La verdad es que a pesar de esta falta, el libro se lee de principio a fin sin notar la necesidad de los nombres.

Madre – Abandonada e inmadura – El hablar de una familia disfuncional nos obliga el-amante4a analizar a uno de los personajes secundarios más importantes: la madre de la protagonista. Ya desde el inicio vemos en ella a una mujer por momentos abandonada. “[..] es en la manera de ir vestidos nosotros, sus hijos, como pobres, donde noto un cierto estado en el que mi madre caía a veces, [..] ese modo, que de repente tenía de no poder lavarnos, de no poder vestirnos, y a veces incluso de no poder alimentarnos. Mi madre pasaba cada día por esa tremenda desgana de vivir”.

Esta madre se debate entre la depresión y la inmadurez. Se espera de ella que pueda guiar y criar a sus hijos pero ella no es capaz de ponerles límites. La protagonista dice de su amante en varias ocasiones que es imberbe, pero en ningún momento habla de esta madre-niña que le teme a la noche y a la que visita el fantasma de su propio padre.

Esta madre reacciona con violencia, como sólo lo haría una niña, cuando cree descubrir el romance entre su hija y el joven chino. “En sus crisis mi madre se arroja encima de mí, me encierra en la habitación, me pega puñetazos, me abofetea [..]”. Sin embargo, esta es la misma madre voluble que, casi al final de la historia de amor, irá al internado al que asiste su hija a pedir que la dejen entrar y salir a su antojo.

Hermano – Autoritario y abusivo – La dejadez y la inmadurez de esta madre se convierten en su hijo mayor en autoritarismo y abuso. En autoritarismo porque él es el único baluarte de los principios rígidos de la época, y a la vez el pegamento que mantiene unida a esta familia. “Mis hermanos nunca le dirigirán la palabra. [..] La manera que mi hermano mayor tiene de callar y de ignorar la existencia de mi amante procede de una convicción tal que resulta ejemplar. Frente a ese amante todos tomamos el ejemplo de mi hermano mayor. [..] En presencia de mi hermano mayor, deja de ser mi amante. [..] Ante mi hermano se convierte en un escándalo inconfesable, un motivo de vergüenza que hay que esconder”

Él es el hombre de la casa y no sólo establece como comportarse sino que todo le está permitido. “Roba a los criados para ir a fumar opio. Roba a nuestra madre. Registra los armarios. Roba. Juega. [..] Antes de morir mi padre había comprado una casa [..]. Mi madre la vende para pagar sus deudas.” La madre-niña sólo puede criar un monstruo y no un hijo responsable y amoroso.

El amante – Débil y cobarde – Del amante no se sabe demasiado. Lo poco que vemos es que es un hombre débil. Tiene sexo con ella porque ella se lo pide. Incluso ella le ruega que se comporte con ella como se comporta con las otras mujeres. “Descubro que no tiene energía para amarme en contra de su padre [..] con frecuencia llora porque no encuentra fuerzas para amar más allá del miedo [..] Su heroísmo soy yo, su servidumbre es el dinero de su padre”. Al final, dice, “se había quedado sin energía alguna [..], ya no podía hacer nada con mi cuerpo”.

Protagonista – Complaciente y desafiante – Ante esta combinación de personajes, la protagonista se nos muestra con dos facetas muy claras:

  • Por un lado, es un personaje que se adapta al entorno y encaja sin ninguna dificultad. Es pasiva. No decide ni toma las riendas de su vida sino que deja que las cosas sucedan, fluye con la historia.
  • Por otro lado, desde el inicio desafía lo establecido. A pesar de su juventud, va muy maquillada, viste “de niña-prostituta [..] Tan sólo esa vestimenta implica ya la deshonra”.

Ella vive su romance desde el comienzo como un amor sin futuro. Se comporta de manera fría porque, según dice, es cómo se comportan en su familia. Habla con el de dinero y llega a tener una mínima ilusión por casarse cuando él le regala un anillo de compromiso, pero en el fondo no cree que eso vaya a suceder. Ella reconoce que lo ha amado. “Cuando me marché, cuando lo dejé, estuve dos años sin acercarme a ningún otro hombre”. Al final “también ella lloró. Lo hizo sin dejar ver sus lágrimas, porque él era chino y esa clase de amante no debía ser motivo de llanto”.

LA HISTORIA: “El amante” cuenta una historia de amor prohibida. Las rígidas normas de la época sumadas a las cerradas costumbres chinas que impedían el matrimonio entre razas convierten a estos amantes en protagonistas de una relación tortuosa y sin futuro.

Sin embargo, el vínculo entre ellos no es más que otra cara de la misma moneda en la vida de la joven: de fondo observamos también las frías relaciones de una familia completamente disfuncional y desamorada.

“El amante” es también la historia de unas normas tan rígidas y estrictas que para algunas personas sólo es posible infringirlas. El personaje de la protagonista representa la transgresión de todo lo establecido. Desde su maquillaje y su ropa desafiante hasta su relación amorosa con el joven chino, sus pocas expectativas de boda, y la negación hasta el final de sus propios sentimientos.

EL EROTISMO Y EL SEXO EN LA HISTORIA: La novela se convierte en literatura el-amante3erótica cuando el sexo se vuelve la única vía de explorar y vivir este amor que ni siquiera puede o debe ser nombrado. Las férreas costumbres de la época lo impiden. Y ante el amor que no puede ser, la combinación de niña pobre y joven rico sólo puede traducirse en prostitución.

La autora utiliza incluso esta palabra varias veces a lo largo del libro para relatar como la protagonista y su familia aceptan los beneficios económicos de esta relación, a cambio de callar su existencia.

El sexo también aparece para contarnos que la protagonista es muy joven y está en pleno descubrimiento. No sólo vive con avidez su relación con el joven chino sino que presta atención a otras personas de su entorno. Habla de su compañera del internado, Helene Lagonelle. “Estoy extenuada por la belleza del cuerpo de Helene Lagonelle tendido contra el mío. Ese cuerpo es sublime, libre bajo el vestido, al alcance de la mano. Los senos son como jamás los he visto. [..] Helene Lagonelle es impúdica, no se da cuenta, se pasea completamente desnuda por los dormitorios. Entre las cosas más bellas creadas por Dios, está ese cuerpo de Helene Lagonelle[..]”

EL ESTILO: Del estilo puedo decir que es muy rico en personajes y en hechos. Los personajes son complejos y controvertidos. La dualidad es la norma en cada uno de ellos. La historia es hermosa, en todas sus aristas. Es completa sin ser excesiva en ningún punto. Todo lo que nos cuentan es imprescindible sin sobrar ningún dato.

El estilo es exquisito despertando los sentidos del lector y convirtiéndolo en espectador de esta historia. “Entre los 18 y los 25 años mi rostro emprendió un camino imprevisto. A los 18 años envejecí. [..] Ese envejecimiento fue brutal. Vi cómo se apoderaba de mis rasgos uno a uno, como cambiaba la relación que existía entre ellos, como agrandaba los ojos, como hacía la mirada más triste, la boca más definitiva, como gravaba la frente con grietas más profundas”.

CURIOSIDADES: En 1991 se hizo la película basada en el libro “El amante”. La producción fueel-amante2 franco-británica-vietnamita y el director fue Jean Jackes Annaud. Con semejante co-producción se consigue un producto bastante fiel al libro, y no me refiero sólo a la historia sino también al ritmo y al clima. Este director francés hizo otras producciones importantes para el cine contemporáneo como “El nombre de la rosa (adaptación del libro homónimo de Umberto Eco) y “7 años en el Tibet”.

lo-buenoLO BUENO: El estilo exquisito que traslada a los lectores y los convierte en verdaderos espectadores de la historia.

 

lo-malo

LO MALO: Echo en falta imágenes descriptivas del lugar que podían haber enriquecido la historia y sumado sensaciones.

Si te ha gustado este post, compártelo con tu red!! Y cuéntame tu opinión sobre este libro!!

 

Lo has leído? Cuál es tú valoración de este libro?
1 voto, promedio: 5,00 de 51 voto, promedio: 5,00 de 51 voto, promedio: 5,00 de 51 voto, promedio: 5,00 de 51 voto, promedio: 5,00 de 5 valoración: 5,00 sobre 5, (votos: 1)
Debes estar registrado para poder valorar.

-Puedes registrarte o si ya lo has hecho acceder como usuario -
Los datos facilitados no se utilizan para nada más que para verificar el registro
Cargando…

Volver al índice

0 comentarios en “EL AMANTE, Marguerite DurasEnvía el tuyo →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *